26/09/2017

EU se adueña de Semifinales del US Open en rama femenil

El pasado Miercoles 06

EU se adueña de Semifinales del US Open en rama femenil

CoCo Vandeweghe y Madison Keys redondearon la lista de cuatro tenistas estadunidenses que disputarán las semifinales del US Open, al ganar el miércoles sin muchos predicamentos sus respectivos encuentros.

CoCo Vandeweghe y Madison Keys redondearon la lista de cuatro tenistas estadunidenses que disputarán las semifinales del US Open, al ganar el miércoles sin muchos predicamentos sus respectivos encuentros.

CoCo Vandeweghe y Madison Keys redondearon la lista de cuatro tenistas estadunidenses que disputarán las semifinales del US Open, al ganar el miércoles sin muchos predicamentos sus respectivos encuentros.

Vandeweghe se impuso por 7-6 (4), 6-3 a la cabeza de serie Karolina Pliskova. La vigésima preclasificada igualó su mejor resultado en un torneo de Grand Slam. También alcanzó las semifinales del Abierto de Australia, donde fue eliminada por Venus Williams.

Keys, 15ta favorita, tuvo un duelo incluso más fácil ante la estonia Kaia Kanepi, ubicada en el puesto número 418 del ranking, a la que doblegó por 6-3, 6-3 en apenas 69 minutos.

“Vamos a tener a cuatro mujeres estadunidenses jugando mañana, y eso es asombroso”, destacó Keys en sus declaraciones desde la cancha del estadio Arthur Ashe, mientras el público la aclamaba.

Williams es otra de las semifinalistas en Flushing Meadows junto con Sloane Stephens. Ambas se medirán en semifinales, mientras que Vandeweghe chocará con Keys.

Estados Unidos no tenía cuatro semifinalistas en el US Open desde 1981, cuando Tracy Austin superó a Martina Navratilova en la final. Chris Evert y Barbara Potter también llegaron a las semifinales.

Navratilova desertó de Checoslovaquia, donde había nacido, y posteriormente se naturalizó estadunidense.

Vandeweghe hizo eco a los comentarios de Williams, tras conseguir su victoria en los cuartos de final. Recordó a destacadas tenistas estadunidenses, incluida Serena Williams, Lindsay Davenport y Jennifer Capriati.

“Creo que esto sigue, ¿saben? Nosotras queríamos ser como esas jugadoras en una generación posterior. Queríamos ser ellas”, dijo. “Ahora tenemos más edad y podemos hablar de eso. Todas queríamos estar acá”.

Vandeweghe tomó una delantera de 3-0 en el desempate del primer set, antes de lograr un quiebre en los albores del segundo para colocarse arriba por 3-1.

Frustró a la subcampeona del año pasado con sus poderosos tiros.

Pliskova, quien cayó ante Angelique Kerber en la final de 2016, necesitaba volver al duelo por el título para permanecer en la cima del ranking de la WTA. En cambio, será desplazada el lunes por la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza, quien se coronó en Wimbledon pero sucumbió en la cuarta ronda en Flushing Meadows.

“Pienso que tenía grandes expectativas, y evidentemente sabía que mi parte del cuadro estaba bien, sin nadie que pareciera invencible para mí”, dijo Pliskova. “Incluso en el partido de hoy tuve algunas oportunidades. Quizás me fijé expectativas demasiado altas.

La checa había tenido malos comienzos en los partidos de este certamen. Perdió el primer set en la segunda y tercera ronda, antes de apabullar a la estadunidense Jennifer Brady en 46 minutos el lunes.

Pero no pudo responder ante Vandeweghe, quien viene de una familia de deportistas destacados y finalmente está despuntando este año.

Nueve años después de coronarse en juveniles del Abierto de Estados Unidos, llegó finalmente a la instancia de las ocho mejores en Australia. Necesitó ocho meses más para volver a los cuartos de un Grand Slam.

Su abuelo Ernie y su tío Kiki jugaron en la NBA. Su madre Tauna representó a Estados Unidos en natación y voleibol en los juegos olímpicos.

Vandeweghe cayó de rodillas y miró al cielo después de resolver su match point. Contó que estaba pensando en su familia.

“Creo que realmente me pasó por la mente en ese momento la creencia firme de que mis abuelos están todavía conmigo”, comentó. “Fue simplemente mirar arriba y ver el amor de todos”.

Keys, de 22 años, tuvo un complicado comienzo de año. Se perdió los primeros dos meses de la temporada, luego de someterse a una cirugía en la muñeca izquierda. En junio, se sometió a otro procedimiento, pues el dolor persistía.

Ninguna dolencia pareció evidente en el duelo ante Kanepi, quien no pudo con los saques impecables de Keys ni con sus tiros a ras de piso desde la línea de fondo.

“Esto significa todo para mí”, comentó Keys, quien fue también semifinalista en el Abierto de Australia de 2015. “Si antes de Wimbledon alguien me hubiera dicho dónde estaría, no le hubiera creído”.

La última vez que cuatro estadunidenses habían anclado en semifinales de mujeres de un torneo del Grand Slam fue en 1985, en Wimbledon. Además, está ahora garantizada la primera final de mujeres del US Open entre estadunidenses desde 2002, cuando Serena Williams venció a su hermana Venus.

Ver noticia en Laaficion.milenio.com

Temas Relacionados: